Te propongo un ejercicio muy sencillo en el sentido de que no requiere de grandes acciones ni de un tiempo largo, puedes practicarlo tantas veces como te sea necesario, cuando necesitas parar, cuando tu cabeza no te da tregua, cuando la angustia o la ansiedad parezcan las dueñas de tu cuerpo y tu mente, o incluso cuando estés tranquilx y quieras mejorar tu práctica del ejercicio, tómate unos minutos (en cualquier lugar puedes hacerlo) respira profundamente e intenta practicar estos sencillo (sí, sencillos) pasos:

1. Observar la respiración

Observa sólo la expansión y contracción de tu pecho o tu estómago. Observa la inhalación, desde que entra en tu nariz hasta que baja a los pulmones. Al final de la inhalación hay una parada, antes de exhalación. Observa ese espacio de tiempo. Observa la exhalación, como el aire sale por tu boca. Observa la parada posterior. Repite el primer paso, observa...

¿Sabes aquello de que, si repites un acto durante 21 días, ya no dejarás de hacerlo? Pues con la Meditación sucede algo parecido: si eres capaz de incluir en tu día a día unos minutos, aunque sólo sean 10, de Meditación, te acostumbrarás a practicar diariamente y darás tiempo a tu cuerpo y a tu mente para que experimenten los auténticos beneficios de Meditar.

Sucede que, cuando intentas ser constante con tu práctica meditativa, surgen varios obstáculos, especialmente al principio y, sobre todo, si estás intentando emprender por tu cuenta el camino de la práctica diaria ¿curioso, no? Pues te va a parecer también muy curioso que lo que sucede en un 85% de los casos son estas 5 cosas:

Aburrimiento

¿Qué tiene de apetecible sentarse, respirar e intentar "dejar la mente en blanco"? dicho así, poco, las cosas como son, atractivo no parece, sobre todo si lo comparas con ir al gimnasio, sudar c...

Please reload