Lo que valgo

Muchas veces dejamos que otrxs decidan nuestra valía, permitimos que nos digan qué podemos o no hacer, de qué somos o no capaces, ponemos en manos de otrxs nuestro propio valor.


Lee este pequeño cuento extraído de Déjame que te cuente, de Jorge Bucay y dime qué te hace pensar...

"Un joven acude a un sabio en busca de ayuda:


- Vengo, Maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no sé hacer nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar, qué puedo hacer para que me valoren más?

 

El Maestro, sin mirarlo, le dijo:

 

- Cuanto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero un problema que tengo. Quizás después... - haciendo una pausa, agregó - Si quisieras ayudarme tú a mí, podría resolver este asunto con más rapidez y después, tal vez, te pueda ayudar.

 

- E...ncantado Maestro - titubeó el joven, sintiendo de nuevo que él no era importante.

 

- Bien - asintió el Maestro, quitándose del dedo un anillo que llevaba - toma el caballo que ves ahí fuera y lleva este anillo al mercado, debo venderlo porque tengo una deuda que pagar. Tienes que conseguir la mayor cantidad posible, pero que no sea menos de una moneda de oro. Vete y regresa lo más rápido que puedas.

 

El joven se fue hasta el mercado y ofreció el anillo a todos los comerciantes con los que se cruzaba. Cuando pedía la moneda de oro, todos se reían de él, excepto un anciano que le dijo que una moneda de oro era demasiado por ese anillo. Aun así, siguió ofreciendo el anillo sin conseguir nada. Cansado tras hablar con más de cien personas, volvió hasta donde estaba el Maestro, deseando tener él mismo esa moneda de oro para poder ayudarle a solucionar su problema y así obtener consejo.

 

- Maestro, lo siento, no he podido conseguir la moneda de oro, me ofrecían mucho menos y no soy yo quien pueda engañar a nadie sobre el valor de este anillo.

 

- Qué importante eso que has dicho: debemos saber primero lo que vale el anillo para poder pedir un precio justo por él. Vete al joyero y pregúntale, como experto, qué valor tiene esta joya.

 

El joven cabalgó hasta el maestro joyero que examinó el anillo cuidadosamente y le dijo: - dile al Maestro que si quiere venderlo ya solo puedo darle 58 monedas de oro por su anillo.

 

- ¡58 monedas!

 

- Sí, con algo más de tiempo podría conseguir hasta 70, pero si la venta es urgente...

 

El joven voló de vuelta a casa del Maestro, encantado de darle semejante noticia.

 

- Siéntate - le dijo el Maestro tras escucharle - Tú eres como este anillo: una joya valiosa, única. Y como tal, solo un experto puede determinar lo que vales ¿Qué haces con tu vida permitiendo que cualquiera determine cuál es tu valor?"

 

Te invito a que reflexiones sobre ello y me cuentes qué te hace sentir o pensar.

 

Entretanto, recuerda ser feliz que no es tan difícil.

 

 

Please reload

Recomendado

No soy feliz

August 21, 2016

1/3
Please reload

Posts
Please reload

Etiquetas
Please reload

Sígueme
  • Icono social Instagram
  • Facebook Basic Square