Yo, yo mismx y otrxs...

 

Ser capaz de diferenciar entre alma y  cuerpo, entre continente y contenido, conlleva a ser consciente de lo distinto que es quien soy realmente y el papel o los papeles que estoy interpretando en mi día a día.


Ser conscientes de los roles que desempeño en mi vida me permite ejecutarlos sin resíduos, darles un tiempo y un lugar de terminado, que no interfieran en quien Soy, en mi Vida. 

Muchxs pensaréis que no interpretáis ningún papel, pero eso es prácticamente imposible: todxs somos hijxs - hermsnxs - padres o madres - amigxs - jefxs - trabajadorxs - maridos o esposas - pareja - conocidxs... miles de distintos personajes que salen de una sola persona: Yo

Y es realmente imprescindible "parcelar" todos esos personajes, crear distintas máscaras para sobrevivir en el mundo en el que habitamos, no podemos tratar igual a nuestrx jefx que a nuestrx hijx o a nuestro padre o a nuestra mejor amiga. Cada situación, cada antagonista necesita de uno de nuestros "yoes".

En principio, esto no tiene porqué ser un problema, siempre que no lo sea para ti, es decir, que la "interpretación" de un personaje no suponga la aniquilación de tu Yo. Si es cierto que no trato igual a mi jefa que a mi mejor amiga, cierto debería ser también que la diferencia no radica en quién soy yo, sino en quién es mi interlocutora. La diferencia fundamental de mi comportamiento ante estas dos personas es que a una le hago confidencias, y a la otra no. Que el nivel de confianza es diferente, a ambas les trato con respeto y educación, por ambas me preocupo si caen enfermas (a niveles diferentes, pero lo hago), que el cumpleaños de una es una fiesta y el de la otra un recordatorio...en fin, que la relación personal es distinta.

Pero este "trabajo interpretativo" conlleva un peligro: que mi Yo auténtico se pierda entre un número excesivo de personajes, o que ese Yo se difumine tanto que no sea capaz de saber qué hay de mí en ellos. Si hay alguno que llevo puesto demasiado tiempo, puedo perderme definitivamente en él.

Meditar sería una herramienta más que recomendable para discernir dónde estoy, en qué laberinto me he extraviado, qué personaje me ha cautivado, haciendo que mi auténtico Yo se esconda en sus recovecos. 

Meditar es una forma de acceder a mi propio Yo, de recuperar mi Ser, de ser consciente de nuevo de quién soy.

Así, si sientes que te has perdido en algún personaje, o que eres demasiados y están fuera de control, tómate un momento, respira profundamente, búscate...

Y si no eres capaz de encontrarte, no te apures y pide ayuda.

Please reload

Recomendado

No soy feliz

August 21, 2016

1/3
Please reload

Posts
Please reload

Etiquetas
Please reload

Sígueme
  • Icono social Instagram
  • Facebook Basic Square