Respirar, el primer paso hacia la Meditación

 

Te propongo un ejercicio muy sencillo en el sentido de que no requiere de grandes acciones ni de un tiempo largo, puedes practicarlo tantas veces como te sea necesario, cuando necesitas parar, cuando tu cabeza no te da tregua, cuando la angustia o la ansiedad parezcan las dueñas de tu cuerpo y tu mente, o incluso cuando estés tranquilx y quieras mejorar tu práctica del ejercicio, tómate unos minutos (en cualquier lugar puedes hacerlo) respira profundamente e intenta practicar estos sencillo (sí, sencillos) pasos:

 

1. Observar la respiración

 

Observa sólo la expansión y contracción de tu pecho o tu estómago. Observa la inhalación, desde que entra en tu nariz hasta que baja a los pulmones. Al final de la inhalación hay una parada, antes de exhalación. Observa ese espacio de tiempo. Observa la exhalación, como el aire sale por tu boca. Observa la parada posterior. Repite el primer paso, observando la inhalación, etc.

 

Haz este ejercicio dos o tres veces, estás observando tu ciclo de respiración, no lo cambies, permite que tu cuerpo sea libre de respirar como lo necesite, sin forzar.

 

Introduce ahora un pequeño cambio en la observación, la respiración no varía: comienza a contar las inhalaciones. Inhalación; uno (no cuentes la exhalación). Inhalación: dos, y así hasta que llegues a diez. Luego cuenta hacia atrás, de diez a uno, este es, quizás, el paso más complicado, no te apures, estás aprendiendo, es una gran ocasión para ser compasivx contigo miismx.

 

Es más que probable que olvides observar la respiración o cuentes más de diez, no te castigues, es normal, no lo haces ni peor ni mejor que nadie, todo lleva su tiempo y precisa de su aprendizaje. Empieza entonces otra vez desde uno, contando solamente la inhalación.

 

Es importante que recuerdes la observación del ciclo completo: inhalación - pausa - exhalación - pausa, prestando especial atención a las pausas. En palabras de Osho: "La experiencia de la pausa eres tú mismx, lo más profundo, tu Ser." 

 

Respirar conscientemente marca un antes y un después en tu día a día. Tu propia respiración es la herramienta más eficaz que tienes para calmar tu mente y tu cuerpo, va siempre contigo y puedes utilizarla en cualquier momento y lugar, tan solo unos pocos minutos son suficientes para generar un cambio.

 

Es importante tener presente que respirar conscientemente, poniendo atención a turespiración y relajando cabeza y cuerpo NO es meditar, se trata solo del primer paso de muchos. 

 

Así que, te invito a que no te detengas, practica este ejercicio o cualquiera de los miles que vas a encontrar para mejorar te respiración y sigue investigando hasta conseguir meditar y disfrutar de todos los beneficios y aplicaciones que la Meditación tiene.

 

Como siempre, si precisas ayuda, recuerda que ofrezco clases grupales y también individuales para comenzar a practicar.

 

 

 

 

Please reload

Recomendado

No soy feliz

August 21, 2016

1/3
Please reload

Posts
Please reload

Etiquetas
Please reload

Sígueme
  • Icono social Instagram
  • Facebook Basic Square